Se recupera el novillero Juan del Castillo

Se recupera el novillero Juan del Castillo

De una grave cornada 

El percance fue en el coso de San Luis de la Paz, Guanajuato, el reciente domingo y, ahora, está ingresado en la clínica Guadalupe de Aguascalientes 

ADIEL ARMANDO BOLIO 

El reciente domingo 31 de julio de 2022, en el coso charro taurino “Juan Flores” de San Luis de la Paz, Guanajuato, se llevó a cabo una novillada con ganado de la divisa estatal de Gómez Valle y, en ella, resultó gravemente herido el espada aguascalentense Juan del Castillo cuando entraba a matar a su astado, el segundo de la tarde. 

La cornada ha sido grave por el sitio en el que se la pegó el novillo, pues fue en el tercio superior de la cara interna del muslo derecho, una región, sin duda, de femoral, pues sufrió la lesión de dicha vena, presentando, aparentemente, tres trayectorias, una de ellas de 30 centímetros hacía abajo, en dirección a la rodilla, otra hacia adentro del muslo y una más anterior. 

Por lo que nos comentó el doctor David Martínez Robles, responsable de los servicios médicos en las plazas de toros de Aguascalientes, Juan del Castillo llegó de San Luis de la Paz estable, pero con la presión baja. 

Se le atendió de inmediato en la clínica Guadalupe y se le puso bajo estricta y constante observación y, dentro de ella, este miércoles 3 de agosto, poco después del mediodía, tras hacérsele una revisión, se encontró inflamada la extremidad inferior derecha, por lo que, a las 13:00 horas, se le ingresó de nuevo al quirófano y ahí se encontró que una ramificación de la arteria femoral estaba sangrando, por lo que hubo que ligarla y dejarle un drenaje. Así que, permanecerá en minuciosa observación. 

“UN PADRE ME DIO LOS SANTOS ÓLEOS” 

Una vez pasada la anestesia por la nueva intervención, pudimos platicar con el propio Juan del Castillo y, él mismo, nos dijo sobre la lidia del novillo que lo hirió, provocándole su “bautizo de sangre”: “El novillo me iba con la cara arriba, defendiéndose y se metía por dentro, le tuve que ‘tragar’, le aguanté y le logré dar hasta tres tandas por el lado derecho pues por el izquierdo no se podía. Sintió que me le estaba imponiendo y de inmediato protestó, estaba muy pendiente de mí, me tiré a matar, me cazó, me tiró el derrote y no le pude meter la espada. Me tiró a la arena, todavía me levanté, alcancé a correr, pero de inmediato sentí que la cornada era seria y ahí fue que llegaron a asistirme”. 

Como ya lo habíamos apuntado, para Juan esta fue su primera cornada en las siete novilladas que lleva en su todavía corta trayectoria torera, por lo que al respecto nos comentó: 

“Fue algo que me impactó, muy fuerte, pero igualmente estoy cierto de que esto es así, que siempre hay que estar dispuesto y aprender de todo lo que se vive, tanto de lo bonito como de lo malo. De la misma manera, agradezco públicamente tanto a los doctores que me atendieron y me salvaron la vida en San Luis de la Paz, de donde salí el lunes a las 19:00 horas, como de los de Aguascalientes, a donde llegué a la media noche del mismo día. 

Me dijeron que el sangrado que tuve fue muy fuerte, perdiendo varios litros, pero gracias a un paramédico que me metió la mano a la herida no fue peor. Inclusive, cuando me subieron a la ambulancia llegó un sacerdote y me administró los Santos Óleos”. 

Tu vocación, tu afición como torero ¿cómo está? 

“Estoy consciente de que en esta profesión hay que darlo todo, tenerle mucho respeto y yo quiero seguir toreando, deseo dar más de mí”. 

Juan del Castillo estará internado toda esta semana y dependiendo de cómo evolucione se sabrá que día de la próxima podría ser dado de alta. 

Pie. Juan del Castillo en el momento de ser metido a la ambulancia / Fotos Castillo 

Pie. El novillero con los doctores que lo atendieron en San Luis de la Paz 

Pie. El valiente torero ya en el nosocomio de Aguascalientes 

Share