Conociendo a Dona Martínez, alumna de la Escuela Taurina Queretana

Conociendo a Dona Martínez, alumna de la Escuela Taurina Queretana

Por: Alberto Mercado

“Un Torero en el camino”

              “Rendirse no es una opción, porque el toro no se rinde”

Muy buenas tardes mis estimados amigos taurinos; como ustedes saben, la Escuela Taurina Queretana celebra su XV aniversario, y como parte de nuestras actividades nos encargó hacer una entrevista a uno de los alumnos.

En esta ocasión tuvimos el placer de entrevistar a la alumna “Dona Martínez” quién es becerrista y cuenta con tardes importantes representando a la Escuela Taurina Queretana.

Buenas tardes Dona, es un placer entrevistarte

-Buenas tardes.

¿Tienes antecedentes taurinos en tu familia?

Antecedentes como tal no tengo, de hecho, la mayoría de mi familia es antitaurina, realmente son pocos los que compartimos el gusto por la fiesta brava.

¿Cómo nació tu gusto por la fiesta brava?

Mi mamá siempre ha sido aficionada de la fiesta, y asistía con regularidad a las corridas de toros de la Santa María y desde muy chica me llevaba a la plaza, recuerdo que siempre me llevaba a las corridas de Oscar San Román, yo siempre era de “¡vamos a ver a Oscar, vamos a ver a Oscar!”, recuerdo también que fuimos a ver al Pana un par de veces, además de que cada 25 de diciembre es la fiesta del pueblo de donde es mi mamá y hacen corrida de toros, por lo que siempre me llevaba, nos íbamos en familia (los que compartimos el gusto por la fiesta).

Te puedo decir que como a los 7 años más o menos, le decía a mi mamá que quería ser torera y vestir como los toreros que se juegan la vida ante el toro, y pues mi mamá siempre me dijo que estaba loca, lo típico de toda mamá cuando hijo le dice eso.

¿Cómo ha sido tu trayecto en la Escuela Taurina Queretana?

Verás, yo creo que ha sido muy tranquilo, porque tal vez no he puesto la dedicación que se debe, para mi es difícil llevar de la mano tantas cosas; la escuela, las responsabilidades familiares, los toros, aunque siempre trato de dar lo mejor de mí en los entrenamientos y frente al animal, siento que no es suficiente, es por eso que a mi parecer, el trayecto en la escuela taurina ha sido tranquilo y pausado, ya que no siempre estás preparado para torear un festival, si no entrenas no estás listo, si no estás listo no toreas. 

Yo creo que al igual que todo, al principio es difícil, porque claramente no estás acostumbrado al tipo de entrenamiento y a veces cuesta aprender a hacer las cosas. Opino que la primera vez que toreas define si quieres seguir o no, en mi caso fue una experiencia padre, creo que de ahí mi aprendizaje fue rápido, sin embargo, hubo un momento que me estanqué, por lo mismo que te comenté de mis otras responsabilidades, para mí no todo es toros, qué más quisiera yo que fuera así, desde ahí mi trayecto se detuvo.

¿Cómo es tu preparación física y emocional antes de un evento?

 En cuanto me dicen “vas a torear tal día y tal fecha” empiezo a entrenar más de lo habitual, salgo a correr diario para mejorar la condición, el entrenamiento de pierna y abdomen es más fuerte, trato de hacer alguna dieta y lo más importante, el toreo de salón, estar siempre con los trastos, corrigiendo errores para no cometerlos con el toro, porque el toro no te perdona un mínimo error. Yo creo que no sería preparación emocional como tal, me mentalizo para el evento, sabiendo que tengo que entrenar más, a la hora de estar a punto de partir plaza, incluso cuando estoy en el burladero momentos antes de que salga el animal me entra el nervio, pero el matador siempre ha dicho que para torear hay que tener cabeza clara, y trato de calmarme, aunque me cuesta estar al 100 con la cabeza clara y eso hace que en algún momento mi faena se descomponga, debo trabajar en eso, pero si hay algo que tengo muy claro: que independientemente de lo que pueda pasar, y si está en mis posibilidades tengo terminar lo que empiezo, y que rendirse no es una opción, porque el toro no se rinde.

¿Tienes alguna motivación?, ¿Cuál?

Para torear siempre hay una motivación, la mía siempre ha sido superarme en cada tarde, superar a los demás, ver algún día la cara de felicidad de mi madre desde la barrera viéndome salir a hombros, y poder darle la gracias por apoyarme en todo.

 De que me veo en los toros, me veo en los toros, de manera profesional no creo, me gustaría decirte que si pero mis padres me pidieron hacer una carrera profesional y a los toros hay que dedicarles el cien por ciento para poder dar resultados, me gustaría poder decirte que me veo como matador de toros, porque ese fue mi sueño desde el principio, pero la verdad es que no creo, la carrera te absorbe mucho, y no puedes dedicarle el cien a ambos, sin embargo, si me veo toreando aunque no sea de manera profesional, pero como aficionado práctico no estaría mal. Los toros han formado parte de mi vida, se te hace vicio, una vez que lo tomas ya no puedes dejarlo, y te debo confesar que lo intenté, pero simplemente no pude, ya a estas alturas no es fácil vivir sin los toros, sin torear, te cambia la vida, de verdad.

¿Cómo te ves en un futuro?

 De que me veo en los toros, me veo en los toros, de manera profesional no creo, me gustaría decirte que si pero mis padres me pidieron hacer una carrera profesional y a los toros hay que dedicarles el cien por ciento para poder dar resultados, me gustaría poder decirte que me veo como matador de toros, porque ese fue mi sueño desde el principio, pero la verdad es que no creo, la carrera te absorbe mucho, y no puedes dedicarle el cien a ambos, sin embargo, si me veo toreando aunque no sea de manera profesional, pero como aficionado práctico no estaría mal. Los toros han formado parte de mi vida, se te hace vicio, una vez que lo tomas ya no puedes dejarlo, y te debo confesar que lo intenté, pero simplemente no pude, ya a estas alturas no es fácil vivir sin los toros, sin torear, te cambia la vida, de verdad.

¿Cuáles son tus metas para el próximo año?

Son claras, primero, ponerme a entrenar más, exigirme más en el entrenamiento físico y taurino, retomarlo bien, trabajar en la mentalidad para poder torear con la cabeza clara y no llegar al punto de bloquearme y echar a perder la faena, y entonces volverme a vestir de corto para poder torear un novillo, porque la verdad es que no he toreado sola un novillo, la primera vez lo toreamos en grupo en el festival de fin de año de la Escuela Taurina, pero la meta para el próximo año sería esa, torear un novillo sola, y en puntas, para probarme que puedo y tengo el valor para hacerlo. Si no se puede el próximo año será el siguiente y así sucesivamente hasta lograrlo.

En tu trayecto en la escuela taurina queretana, ¿Con qué aprendizajes te quedas?

Yo creo que he aprendido varias cosas, a parte de aprender a torear, el estar frente a un animal te enseña a que en la vida estas sólo con el toro y no habrá nadie más, y tienes que torearlo tu sólo, hablando metafóricamente. Te forma carácter, te enseña de cierta forma a ser más responsable. Yo creo que si el toreo lo trasladamos a la vida cotidiana nos es de mucha ayuda, aplicando los mismos principios y valores que se nos enseñan en la Escuela Taurina, porque siempre nos han dicho que el toreo es la escuela de la vida y estoy totalmente de acuerdo con eso.

Share