Conociendo a Diego Velasco, alumno de la Escuela Taurina Queretana

Conociendo a Diego Velasco, alumno de la Escuela Taurina Queretana

Por: Mariana Valencia

  • Primer contacto con lo taurino.

Me gustaba ver las corridas de la Temporada Grande los domingos con mi abuelo, con él inició todo. También en las novilladas y corridas que organizaban en las plazas de toros de Juriquilla y Santa María.

  • ¿De dónde salió el deseo de torear?

De la vista nace el interés, la tauromaquia es una disciplina que causa odio o fascinación. Al ser aficionado, surge el interés. Entré a la Escuela Taurina por casualidad, pasando el tiempo fui disfrutando de los entrenamientos, aprendiendo y cuando menos me dí cuenta ya estaba dentro.

  • ¿Cuánto tiempo llevas entrenando con la escuela taurina?

Entré a la escuela taurina en febrero del 2020, se atravesó la pandemia pero si Dios lo permite voy a cumplir dos años en febrero.

  • ¿Cuál fue tu sensación al sentir la primera embestida de un animal?

Es una sensación especial porque no se compara con nada en absoluto. Es una sensación de adrenalina que debe ser controlada con el dominio de uno mismo y de los avíos de torear para así tener dominio de la res.

  • Cuéntame de tu primer festival, ¿Qué sentiste al torear algo más en forma?

Mi primer festival fue en un cortijo en Ezequiel Montes, Qro. Fue un festival organizado por la Escuela Taurina Queretana. Ese día fue la primera vez que salí a torear de traje corto y a un animal de más kilos. Me tocó hacer el quite y le pegué unas gaoneras que todavía las puedo sentir. Con la muleta fue cuando más miedo pasé pero logré sobreponerme y entrar a matar.

  • ¿Qué piensa tu familia de que tu torees?

Es complicado. Mi familia prefiere que no lo haga, mi madre me ha dicho que me quité la afición pero no la culpo. Ellos me apoyan pero les da miedo. Yo decidí no pedirles apoyo económico para esto pero que me permitan seguir toreando. Les expliqué que mientras esté toreando significa que yo me encuentro pleno; con buen físico, con dinero y con la salud emocional suficiente como para salir a torear.

  • ¿Has pensado en dejar de torear? ¿Por qué?

Claro que lo he pensado. El toreo es un camino lleno de dificultades pero los resultados valen más. Yo pienso que soy un carpintero que ha tenido la oportunidad de sentir la gloria del toreo. Eso vale más que cualquier dificultad que se pueda presentar. Todo tiene solución cuando se tiene el deseo de torear.

  • ¿Quiénes son tus toreros preferidos?

Me gustan los toreros con madurez en su carrera. Cuando un torero ha pasado por dificultades y una carrera larga y puede volver a salir y tener un segundo aire, pueden salir maravillas de ahí. Antonio Ferrera, Daniel Luque, el propio Antoñete, han sido toreros con distintas fases en su carrera que cuando logran una madurez profesional se vuelven un fenómeno.

  • ¿Cuál sería la plaza de toros de tus sueños para tener una participación?

Me gustaría torear en la plaza de toros Santa María. Es una plaza a la que le tengo muchísimo cariño, una plaza que me ha visto crecer y pasar de aficionado a torero.

Diego, muchas gracias por tu tiempo y te deseamos mucha suerte.

Gracias a ustedes por el espacio.

Share