AÑO PERDIDO

AÑO PERDIDO

Por: Redacción

Este año 2020, ha sido un año perdido en tema taurino.

Solo algunos esfuerzos de torear en el campo y buscar que se transmita por internet para que la gente pueda disfrutar de la fiesta brava en sus hogares, como lo hizo Arturo Macías.

Otros esfuerzos como el del incansable Ganadero Antonio de Haro, se han visto afectados por los dichosos derechos de imagen, haciendo notar una clara falta de apoyo para alguien que quiere dar fiesta y llevarla a la gente para que no se pierdan más aficionados, que ante la pandemia y el encierro, han buscado otros distractores.

Se han matado muchos toros en el campo, con poca difusión para los que al final sostienen el espectáculo, los más interesados: El Público.

Tampoco se han abierto espacios donde se apoyen a los novilleros o incluso a las Escuelas Taurinas, que en teoría, debería ser la preocupación más grande de las agrupaciones taurinas del país, ya que son el futuro de la fiesta, esa juventud que, si apoyamos, a la par también va generando nuevos aficionados que serán los futuros aficionados que llenarán las plazas de toros y mantendrán esto vivo.

Porque cuando se apoya a un chaval, éste ilusiona a su familia, tíos, primos, amigos de la colonia, amigos de la escuela, y todos irán a verle cuando vuelva a torear, y con ello, puede ser que se vuelvan aficionados permanentes.

Cuando se apoya a un novillero, es lo mismo.

Normalmente los novilleros llevan gente nueva a la plaza, poca si ustedes quieren, pero al final es gente nueva.

Qué bueno que los matadores se preparen y lidien todos esos toros en las ganaderías para ponerse a punto para cuando se puedan volver a dar corridas en nuestro país, está perfecto; pero sería genial que como artista, contratara un equipo profesional que vaya y lo filme para que le hagan un video que sea publicado y pautado en redes sociales como una actividad que compartir con su público, para con ello, mantener el interés de su público en espera de su regreso a los ruedos.

Habrá mucho trabajo que hacer para recuperar el tiempo perdido, habrá mucho trabajo en equipo en un ambiente que tristemente, cada quien lleva agua para su molino.

Share